Blog

El internet de las cosas; ¿qué es?

Te podrá parecer extraño que escribamos sobre el internet de las cosas en un blog sobre recogida gratis de inmuebles. Ahora bien, lo cierto es que si estás pensando en renovar el mobiliario, quizá tengas también en mente hacerte con nuevos y más modernos elementos para tu vivienda. Y esto incluye, como no podía ser de otra manera, cosas “inteligentes” o cosas “conectadas” a internet. A esto se refiere primordialmente el término “internet de las cosas”. Veamos concretamente algunos ejemplos de lo que serán los “hogares inteligentes”.

internet de las cosas

El internet de las cosas llega a nuestras viviendas

1.- Un primer ejemplo del internet de las cosas son los electrodomésticos inteligentes. Una nevera que te avisa de que está acabándose la leche y hace el pedido automáticamente al supermercado. Una lavadora que sabe cómo de sucia está la ropa y ajusta el tiempo de lavado y la cantidad de detergente a emplear. Un termostato que sabe cuándo estás llegando a casa y enciende automáticamente la calefacción. Son sólo algunos ejemplos de lo que ya se vislumbra en el horizonte.

2.- Una segunda gran revolución del internet de las cosas es la de los coches autónomos, es decir, coches que se conducen solos. Se supone que son la gran esperanza para aliviar la congestión en las ciudades, reducir la contaminación y acabar con las muertes en carretera. ¿Qué opinas? ¿Imaginas ir sentado en tu coche sin que tengas que conducirlo hasta tu trabajo? ¿No recuerdas la serie de TV de los ochenta, “El Coche Fantástico”?

3.- Una última aplicación del internet de las cosas son los denominados “wearables”, es decir, prendas y artículos que llevamos puestos, como pulseras que monitorizan el ejercicio que hacemos a lo largo del día, o cinturones que controlan cómo varía nuestro perímetro abdominal durante la jornada, en función de las comidas que hacemos o del tiempo que pasamos sentados.

Y lo mejor de todo —o lo peor, según a quién le preguntes— es que todos los datos relativos a nuestros hogares, nuestros coches o nuestros cuerpos estarán almacenados en la nube… Toda esta información se procesará para proporcionarnos experiencias vitales más satisfactorias y productivas. O no. Según se mire.

Cómo gastar menos luz en casa

Hace poco escribíamos un post sobre cómo reducir los consumos domésticos, pero dada la escalada del precio de la energía, hemos querido volver a repasar esta cuestión. Porque gastar menos luz es posible, siempre y cuando seamos un poco conscientes de las medidas a adoptar en este sentido.

Te presentamos a continuación unos sencillos trucos que te permitirán gastar menos luz en casa, sin que ello signifique que debas pasar más frío, o renunciar a tu comodidad. Veamos cómo.

 

gastar menos luz

Gastar menos luz con 10 sencillas medidas

1.- Sellar ventanas y puertas es un paso fundamental en el aislamiento de tu casa y reducirás mucho el consumo eléctrico si lo consigues. Sin corrientes ni aire colándose por las rendijas, la calefacción necesitará hacer menos esfuerzo para calentar y no desperdiciarás energía. No olvides sellar también los cajetines de las persianas.

2.- Gastar menos luz implica que quizá debas gastar un poco más en los electrodomésticos. Y no queremos decir que debas deshacerte de los electrodomésticos actuales y renovarlos por completo. Simplemente sugerimos que la próxima vez que vayas a comprar una lavadora, una nevera, o una tostadora, elijas aparatos de clase A, como mínimo.

3.- No abuses de la calefacción. Es tentador poner el termostato a 26 grados para que se nos pase el frío rápidamente, pero esto representa un problema; en cuanto lleguemos a dicha temperatura querremos apagar la calefacción. Esta acción consume mucha energía y es un desperdicio. Es mejor fijar una temperatura constante entre los 20 y los 22 grados.

4.- Gastar menos luz implica que te fijes en los pequeños detalles. Si no vas a seguir viendo la tele, apágala por completo y no la dejes con el piloto rojo encendido o en stand-by.

5.- Piensa en una tarifa nocturna o de discriminación horaria para gastar menos luz, en función de tus necesidades y usos. ¿Puedes poner el lavavajillas y la lavadora por la noche? ¿Te compensaría hacerlo? Se pueden conseguir grandes ahorros con estas tarifas.

Y dado que todo lo relativo a la eficiencia energética de las viviendas es un tema de mucha enjundia, seguiremos tratándolo en posteriores artículos de nuestro blog.

¡Hasta pronto!

Conducir eficientemente; bueno para el medioambiente

La semana pasada te dábamos algunos consejos generales sobre cómo contaminar menos, ofreciéndote información al respecto para los diferentes ámbitos de tu vida. Hoy queremos ahondar en uno de ellos, a saber, el de la conducción, y ofrecerte información muy valiosa sobre cómo conducir eficientemente. La buena noticia es que con ello no sólo contaminas menos y liberas menos partículas contaminantes a la atmósfera; también gastas menos dinero en gasolina.

 

conducir eficientemente

Conducir eficientemente; bueno también para tu bolsillo

1.- Nunca pises a fondo. Salvo que seas piloto de carreras o que se deba a una emergencia, ¿cuándo es realmente necesario pisar a fondo el acelerador de tu vehículo? No tiene mucho sentido salir a toda velocidad de un semáforo cuando es probable que debas detenerte en el siguiente cruce. Procura acelerar progresivamente y pisa el pedal con suavidad, de manera gradual. El motor de tu coche lo agradecerá, particularmente si está frío.

2.- Intenta mantener una velocidad constante. Conducir eficientemente implica que busques una velocidad a la que estés cómodo, para el tráfico y las circunstancias que te rodean, e intentes no variarla demasiado. Muchos coches vienen equipados hoy día con un botón de “velocidad de crucero”, precisamente para cumplir esta función. De esta manera, se reduce mucho el consumo de tu vehículo.

3.- Mantente alerta. Precisamente para no tener que estar frenando y acelerando repetidamente, es preciso que estés alerta y que te anticipes a los cambios que suceden a tu alrededor. Por ejemplo, si más adelante el tráfico está detenido, ¿tiene sentido que te dirijas hacia allí a toda velocidad? Nunca olvides tampoco mantener una adecuada distancia de seguridad.

4.- No pises el freno innecesariamente. Siguiente el ejemplo anterior, si has anticipado que deberás detenerte unos metros más adelante, ¿por qué no levantar el pie del acelerador y permitir que el coche vaya reduciendo velocidad por sí mismo? ¿Por qué acelerar hasta llegar a un semáforo en rojo para luego tener que pisar el freno? Esta manera de conducir eficientemente es buena además para el desgaste de neumáticos y frenos. Gastarás menos dinero en mantenimiento y conservación de tu coche.

5.- Sal antes de casa. Éste es un último consejo que no tiene que ver realmente con el acto de conducir eficientemente, pero está muy relacionado. Si salimos antes de casa y nos planificamos un poco mejor, no llegaremos tarde a los sitios, y no tendremos que correr tanto con el coche. Tiene lógica, ¿verdad?

Cómo contaminar menos | Recogida Muebles Gratis

Durante las últimas semanas hemos observado cómo se adoptaban en Madrid medidas contra la contaminación atmosférica, consistentes en restringir el aparcamiento en el centro de la ciudad, reducir la velocidad máxima de circulación e incluso se ha llegado a limitar el acceso al centro a la mitad de los coches. Todo ello orientado a contaminar menos para así mejorar la calidad del aire que respiramos.

Cierto es que si vives en una localidad de la costa o una ciudad poca poblada, contaminar menos no es algo que te preocupe especialmente, pero creemos que se ha de tener una mínima conciencia ecológica en este sentido. Te proponemos por ello algunas iniciativas o cambios de hábito que pueden ayudar a que, entre todos, consigamos un aire más limpio y libre de contaminantes.

contaminar menos

Contaminar menos en 5 sencillos pasos; cuestión de voluntad.

1.- Para contaminar menos, camina o recurre a la bicicleta siempre que te sea posible. No tiene mucho razón de ser que cojamos el coche para ir a comprar el pan a la esquina. O que conduzcamos un kilómetro hasta el gimnasio; si se trata de ir a hacer ejercicio, ¿por qué no calentar los músculos dando un paseo?

2.- Usa el transporte público, que para eso está. ¿No prefieres leer un buen libro o ir contemplando el paisaje, en lugar de estar atrapado en un atasco dentro de tu vehículo particular? Contaminar menos implica que recurras más al autobús y al metro, siempre que te sea posible.

3.- Comparte el coche. Si no existe una buena alternativa de transporte público para, por ejemplo, llegar hasta tu lugar de trabajo todas las mañanas, ¿por qué no compartes el coche con otros compañeros? Os podríais turnar y, de este modo, reducir el coste de transporte de todos vosotros. Además, es una manera muy eficaz de contaminar menos.

4.- Haz un buen mantenimiento de tu coche. Un vehículo mal mantenido, es probable que consuma más y que contamine también más. Procura seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a mantenimiento, cambios de aceite, líquidos y neumáticos.

5.- Conduce de manera eficiente. Está demostrado que una conducción poco agresiva y sin acelerones te ayuda a consumir menos combustible y, en consecuencia, a contaminar menos. ¿Por qué no intentas salir un poco antes de casa para poder conducir sin prisa hasta tu destino?

Cómo reducir los consumos domésticos

Nos referimos en este post a reducir los consumos eléctricos y los de gas puesto que, como todos los años, nos vamos a llevar alguna que otra sorpresa en la próxima factura. Las empresas proveedoras siempre se las arreglan para trasladar a los consumidores el incremento de sus costes, por lo que en nuestra mano está economizar al máximo. ¿Pero cómo?

 

reducir los consumos

Reducir los consumos sólo requiere algo de constancia

1.- Cambia las bombillas ya e instala unidades de bajo consumo. Sabrás que se han dejado de fabricar las unidades convencionales incandescentes y aunque las de bajo consumo te puedan parecer más caras, realmente no lo son. A la larga, salen significativamente más baratas. No esperes más.

2.- Hazte con un termostato inteligente para la calefacción de casa y que sea programable. La mejor manera de reducir los consumos derivados de calentar nuestra vivienda es usando la calefacción sólo cuando es necesario. Fija una temperatura ideal —se recomienda algo cercano a los 21º— y unos horarios determinados de uso.

3.- Ponte la ropa adecuada. No tiene mucho sentido tener la calefacción de casa encendida y estar en manga corta. Es mucho más lógico abrigarse un poco más en lugar de crear un clima tropical en casa durante el invierno, ¿no crees?

4.- Deshazte de la segunda nevera. Si quieres reducir los consumos domésticos, no conserves la nevera vieja cuando compres la nueva. Algunas personas tienden a quedársela para usarla como segunda nevera, para —por ejemplo— los artículos congelados. Pero las neveras más antiguas consumen mucha electricidad y es mejor deshacerse de ellas convenientemente.

5.- Cierra puertas y cortinas. Sí, parece obvio, pero no todo el mundo se preocupa por cerrar puertas y ventanas cuando la calefacción está encendida. Es imposible reducir los consumos si el aire caliente se escapa fácilmente de casa. Las persianas también son un excelente elemento aislante.

6.- Lava la ropa con agua fría. Nuestra ropa no necesita realmente lavarse con agua caliente, y tampoco necesita programas de lavado tan largos. Reducir los consumos no está reñido con tener la ropa bien limpia.

Cómo recuperar muebles deteriorados │ Recogida Muebles Gratis

Si te interesa el mundo de la recogida de muebles, es probable que te interese también todo lo relativo a recuperar muebles, en el sentido de restaurarlos y devolverlos a su gloria pasada. Quizá sueñes con encontrar una joya olvidada en algún mercadillo o tienda de segunda mano, para luego hacerla renacer nuevamente con todo su esplendor de antaño, gracias a tus “cuidados intensivos”.

En el post de hoy queremos darte algunos consejos para ayudarte a recuperar muebles sin que necesariamente seas un experto. Porque, aunque nuestra empresa se dedica a la recogida de muebles gratis, creemos que ciertos enseres y piezas de mobiliario merecen una segunda oportunidad, antes de que decidas deshacerte de ellos.

 

recuperar muebles

Recuperar muebles en 5 sencillos pasos

1.- Asegúrate de que dispones del tiempo necesario para acometer el proyecto. Dependiendo por supuesto del tipo de restauración, ¿tienes claro que podrás dedicar las horas que requiere? ¿Tienes obligaciones personales o familiares que te lo podrían impedir? Piénsalo bien antes de lanzarte a la aventura.

2.- La labor de recuperar muebles debe empezar por una correcta investigación del objeto que pretendes restaurar. ¿Qué valor tiene? ¿Tiene logos o marcas distintivas? ¿Puedes llegar a afectar a su valor con una mala restauración? ¡Como la del Ecce Homo!

3.- Elabora un presupuesto del proyecto. ¿Cuánto dinero vas a tener que invertir en materiales y herramientas? ¿Merece la pena el gasto dado el valor actual del mueble? ¿El valor es sentimental o puramente material? A la vista del presupuesto, quizá no compense que abordes el trabajo…

4.- Intenta conocer el aspecto original del mueble o madera a la que te enfrentas. Puede que un mueble sea más oscuro de lo que creías en un principio, o más claro. Si la pieza que vas a recuperar está barnizada o pintada, tendrás que lijar una pequeña zona para conocer su color original. Entonces podrás valorar su idoneidad para tu proyecto.

5.- Recuperar muebles ha de hacerse con todas las medidas de seguridad que correspondan. Recuerda usar siempre gafas protectoras y guantes en la medida de lo posible; especialmente si estás trabajando con herramientas afiladas y productos químicos.

 

El minimalismo; trucos para una vida más austera

Vaya por delante que la austeridad no quiere decir pobreza, sino que se refiere simplemente a la falta de excesos. Una vida más austera es una vida sin lujos innecesarios, una filosofía vital que tiene mucho que ver con el minimalismo. En un post anterior ya comentamos sobre cómo vivir con menos y hoy queremos hacer hincapié en este tema tan interesante y tan relacionado a la vez con el mundo de Recogida Muebles Gratis.

Es importante empezar diciéndote que el minimalismo no significa que metas todas tus pertenencias en la mochila y que te desprendas de todas tus posesiones materiales. El minimalismo consiste simplemente en deshacerse de lo superfluo y ajustar tu estado mental para vivir más pacífica y tranquilamente. Veamos cómo.

 

minimalismo

 

Una vida más sencilla gracias al minimalismo

1.- Debes fijar las prioridades de espacio en tu casa. Examina bien tu vivienda, tus pertenencias y tu estilo de vida, e intenta hacer una valoración objetiva; ¿te estresa tener tantas cosas? ¿Tienes tanta ropa que no sabes exactamente cuánta? ¿Compras tantas cosas que cada vez necesitas más espacio para guardarlas? Cuanto más consciente seas de los excesos, más fácil te será poner en marcha una vida minimalista.

2.- Intenta reducir y eliminar lo innecesario, pero no te limites al armario. En todas las estancias de nuestras viviendas tenemos “demasiado de todo”, y el minimalismo nos enseña que se puede vivir con menos. ¿Cuántos pares de gafas de sol tienes? ¿Y relojes? ¿Y pantalones vaqueros? ¿Cuántas televisiones hay en la casa?

3.- Piensa antes de comprar. Es difícil no caer en la tentación de comprar sin pensar, teniendo en cuenta el intensivo bombardeo publicitario que recibimos desde todos los medios de comunicación. Pero has de usar la cabeza y empezar a pensar bien las compras que haces. ¿Realmente necesitas otro teléfono móvil? ¿De verdad vas a sacarle provecho a una tablet? ¿Cuántos abrigos tienes ya?

4.- Para terminar, una pequeña alegría. Si empezabas a deprimirte con el minimalismo, que sepas que no todo pasa por la austeridad. Una de las ventajas de comprar menos es que, lo poco que compres, lo puedes comprar de mayor calidad. Si en lugar de tener treinta pares de zapatos, sólo tienes cinco, puedes apuntar a marcas mejores e incluso más caras. Nadie ha dicho que no puedas darte un capricho de vez en cuando…

Vivir con menos: ¿es posible? | Recogida Muebles Gratis

En Recogida Muebles Gratis somos fans del reciclaje, de la vida saludable y en general, de un mundo más sostenible. Creemos que es importante consumir de manera más responsable, sin generar tantos desechos, ni tanta contaminación, y sin provocarle tanto daño al medioambiente. Creemos además que vivir con menos es, no sólo posible, sino una fuente de felicidad. ¿Por qué? Precisamente vamos a darte las razones a continuación de por qué vivir con menos es una filosofía de vida muy recomendable.

vivir con menos

¿Por qué vivir con menos?

  • Gastarás menos. Porque desde el momento en que decidas vivir con menos, no consumirás innecesariamente. Dependerás menos de lo material para ser feliz, y buscarás tu realización personal a través de las cosas inmateriales.
  • Serás un buen ejemplo, tanto para tu familia y tus hijos como para la gente que te rodea. Si demuestras a los demás que vivir con menos es posible y que además te hace más feliz, es posible que lo conviertas en algo contagioso. ¿No crees que es importante predicar con el ejemplo?
  • Te podrás permitir artículos de mejor calidad. Te podrá parecer algo contra-intuitivo, pero es muy cierto. Si en lugar de tener ocho chaquetas diferentes, solamente tienes dos, podrás invertir más dinero en esas dos. Ya sabes lo que dicen; ‘lo barato sale caro’ y si compras menos prendas, pero de más calidad, te durarán mucho más. Vivir con menos tiene sus ventajas.
  • Invertirás menos tiempo en ordenar. Cuantos menos trastos tengas en casa, menos tiempo pasarás ordenándolos, reparándolos, lavándolos y limpiándolos. ¿No crees que tiene todo el sentido del mundo?
  • Vivir con menos te hace más libre. Porque llega un momento que tenemos tantas posesiones, que la sensación es la de que nuestras cosas nos poseen a nosotros. Si te desprendes del equipaje innecesario, viajarás por la vida mucho más ligero y feliz.

Y recuerda que, si quieres vivir con menos y necesitas desprenderte de algún mueble y objeto, ponte en contacto con Recogida Muebles Gratis; ¡la empresa líder en recogida de muebles, trastos y enseres!

¿Cómo llevar una vida más sostenible?

Sin más preámbulos, nos lanzamos directamente a darte 10 consejos muy fáciles de seguir para llevar una vida más sostenible.

vida mas sostenible

Una vida más sostenible, al alcance de tu mano

  1. Para una vida más sostenible, deja de secar la ropa en la secadora. Sí, es probablemente uno de los electrodomésticos más cómodos que existen, pero su gasto eléctrico —y correspondiente contribución a tu huella de carbono— no siempre está justificado. ¿Por qué no intentas tender en el exterior, o con un tendedero de pared o techo dentro de casa? El medioambiente te lo agradecerá.
  2. Una vida más sostenible pasa por aislar térmicamente tu casa. Para el invierno, procura que ventanas y puertas estén bien selladas y, de cara al verano, recurre si es necesario a los papeles tintados para recubrir ventanas y aislarte del calor del sol.
  3. ¿Conoces los cargadores solares? Los hay para todo tipo de pequeños electrodomésticos. ¿No te parece increíble que puedas recargar el móvil con la única ayuda del sol?
  4. Toma duchas más cortas. No te bañes. Y no tires tanto de la cadena. ¿De verdad necesitamos pasar media hora bajo la ducha? ¿Y darse un baño de espuma? Y en determinadas circunstancias, uno se plantea incluso si es necesario bañarse todos los días. Una vida más sostenible no implica falta de higiene, sino que seas más responsable con el consumo de agua.
  5. No uses tanto papel de cocina desechable, o servilletas de papel. ¿Por qué no usas trapos y servilletas de tela, que puedes lavar y reutilizar? Gastamos demasiado papel, una práctica muy poco ecológica.
  6. Usa productos de limpieza ecológicos. La mayoría de los productos que usamos para limpiar son muy perniciosos para el medioambiente, pero sí existen algunas alternativas ‘verdes’, más respetuosas. Elige estos productos y llevarás una vida más sostenible.
  7. Usa pilas recargables, un asunto del que ya te hemos hablado en posts anteriores.
  8. No cojas tanto el vehículo privado y usa más el transporte público. Camina y disfruta de tu ciudad a pie. Desempolva la bicicleta.
  9. Fíjate bien en las etiquetas de los productos que compras en el supermercado y evita comprar todo aquello que creas puede ser perjudicial para el medioambiente.
  10. Come menos carne. Está más que demostrado que la industria cárnica, por los gases de efecto invernadero que provoca, contribuye al calentamiento global.

Regalos sostenibles; la mejor opción para estas navidades

Hemos escrito multitud de posts en nuestro blog sobre la necesidad de reducir el consumo, sobre las bondades del mercado de segunda mano, sobre las tres erres de la ecología y sobre cómo es importante que aprendamos a vivir con menos. El dicho es conocido por todos; no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Con esta excusa, hoy queremos hablarte de los regalos sostenibles.

Porque, reconozcámoslo, la cultura existente de regalar “a diestro y siniestro” es a veces insalvable, particularmente cuando tenemos niños pequeños en casa o personas a nuestro alrededor que sabemos que nos van a regalar “algo” en Navidad. Ello nos obliga a hacer el desembolso recíproco correspondiente para que todos queden contentos.

Ahora bien, si no queremos contribuir al deterioro del medioambiente con la compra de más artículos y productos fabricados y envueltos en plásticos y materiales poco respetuosos con nuestro entorno, siempre nos queda la opción de los regalos sostenibles. Veamos algunos ejemplos.

 

regalos sostenibles

Ejemplos de regalos sostenibles

Es posible que, sin saberlo, ya hayas hecho regalos sostenibles en el pasado, pero aquí tienes algunos ejemplos prácticos. En la mayoría de las ocasiones, este tipo de regalos tendrán una acogida mejor todavía que la de los regalos “normales”, si se nos permite la expresión.

  • Una cena para dos en un restaurante de moda
  • Un fin de semana en un spa o en balneario
  • Un vale para un tratamiento de belleza
  • Unas clases de tenis
  • Unas entradas para el teatro, la ópera o un concierto de rock
  • Un mes de gimnasio

Si te fijas, esta lista de regalos sostenibles se compone exclusivamente de “experiencias”, en lugar de productos, artículos y cosas. Es muy probable que dichas experiencias sean recordadas con más cariño y durante más tiempo que cualquier otro detalle que puedas tener con la persona a la que regalas.