Propósitos de año nuevo sostenibles

Por fin parece que damos carpetazo al 2015 y llega ese momento del año en el que debemos marcarnos ciertas metas o propósitos para los próximos 365 días. Apuntamos a objetivos que nos hagan crecer como personas y que hagan el bien propio pero,  ¿por qué no también el ajeno? Esto último incluye nuestro medioambiente, y ésta es precisamente nuestra propuesta para hoy. Te queremos plantear algunas sugerencias de propósitos de año nuevo sostenibles, que obrarán en tu beneficio y en el de todos porque consisten en una mejor conservación del planeta sobre el que vivimos.

 

propósitos de año nuevo sostenibles

 

A continuación te exponemos pues algunos ejemplos de propósitos de año sostenibles. No se trata necesariamente de que los pongas todos en práctica, sino que empieces por objetivos realistas y que de verdad creas que vas a poder cumplir. Al fin y al cabo, Roma no se construyó en un día y se trata de ir dando pequeños pasos.

Propósitos de año nuevo sostenibles; nunca es tarde para ponerse a ello

1.- Intenta comer menos carne. Aunque hay mucha disparidad en las cifras, sí existe un gran consenso en que la ganadería es una de las principales responsables de las emisiones de gas invernadero, las cuales contribuyen directamente al calentamiento global. Existen estudios que afirman que la ganadería aporta el 15% de estos gases, pero también hay organizaciones que confirman cifras más cercanas al 50%. En cualquiera de los casos, está confirmado que si reduces tu consumo de carne, estarás reduciendo tu huella de carbono. Quizá no sea uno de los propósitos de año nuevo sostenibles más apetecibles, particularmente si eres un amante de la carne, pero cualquier esfuerzo que hagas, por pequeño que sea, es relevante.

2.- Reduce tu consumo de productos lácteos. El argumento es muy similar al del punto anterior. ¿Sabes la cantidad de agua que se necesita para producir un vaso de leche? Los expertos afirman que se pueden llegar a necesitar hasta doscientos litros de agua. El agua comienza a ser un bien muy escaso en el mundo y debemos empezar a concienciarnos sobre su uso responsable. Si no quieres o no puedes llegar al extremo de eliminar la leche de tu dieta por completo, elige un día de la semana y no tomes leche ese día. Recuerda que esto es sólo una sugerencia y que estos propósitos de año nuevo sostenibles requieren bastante compromiso y convicción.

3.- Limita el uso del plástico. Somos conscientes de que el uso del plástico es casi siempre inevitable, pero se trata solamente de que tengas algo de conciencia al respecto. Empieza por sustituir todas las bolsas de plástico que tengas por bolsas de tela y bolsas reutilizables. Procura usar envases de cristal que sean susceptibles de más de un uso y cuando hagas la compra, evita los paquetes o envoltorios que contengan mucho plástico. Por supuesto, cuando el uso de plástico no sea evitable, deshazte de él por los medios correspondientes y no lo tires al contenedor de basura convencional.

4.- Compra menos cosas. ¿Cuántos pares de gafas de sol tienes? ¿Cuándo crees que tendrás suficiente ropa? ¿De verdad necesitáis dos coches en la familia? ¿Te vas a comprar un teléfono nuevo cuando tu terminal actual funciona perfectamente? Todas estas preguntas deberíamos hacérnoslas todos con el año nuevo. Hay mucha gente en el mundo que no tiene, literalmente, nada, pero en el mundo desarrollado todos aspiramos a tener “mucho de todo”. Este consejo entronca directamente con las tres erres de la ecología: reciclar, reutilizar y reducir. Si reduces el consumo, reduces los desechos.

5.- No tires comida. Quédate con el siguiente dato: en el mundo se tira a la basura un tercio de toda la comida producida, pero 1 de cada 10 personas se va a la cama con el estómago vacío y pasando verdadera hambre; ¿es esto justo? ¿Hay algo que con tus propósitos de año nuevo sostenibles puedas hacer al respecto? Tirando menos comida no vas a necesariamente arreglar los problemas de hambre en el planeta, pero desde luego contribuirás con tus acciones a un estilo de vida más coherente y sostenible. También estarás reduciendo tu huella de carbono y tu impacto sobre el medioambiente. Para conseguir tu meta de tirar menos comida, planifica un poco mejor tus visitas al supermercado, particularmente cuando compres productos perecederos. Recuerda que éstos no duran para siempre en la nevera.

Y esto ha sido todo por hoy. No podemos evitar mencionar que si dispones de muebles y enseres de los que te quieras deshacer y que consideras son susceptibles de uso por parte de un tercero, lo mejor que puedes hacer es llamar a Recogida Muebles Gratis.

Disfruta mucho de lo que queda de año; ¡nos vemos de nuevo en 2016!