Cómo reciclar objetos grandes

Hemos hablado ya en este blog sobre el mejor aprovechamiento de los productos que consumimos y sobre la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente y con las futuras generaciones en lo que respecta a cómo nos deshacemos de los desechos que generamos. Hemos escrito también sobre cómo ser más ecológicos tanto en casa como en la oficina.

Hoy queremos dar algunas recomendaciones relativas al mejor modo de reciclar objetos grandes, ante los que muchas veces no sabemos bien qué hacer. La tentación habitual es la de  simplemente dejarlos al lado del contenedor convencional y esperar a que el chatarrero los detecte pero en Recogida Muebles Gratis creemos que hay mejores maneras de reciclar objetos grandes.

Lo primero de todo y como siempre, hagamos las preguntas pertinentes sobe la posible reutilización del objeto del que nos queremos deshacer:

  1. ¿Necesita reparación y, en tal caso se podría volver a utilizar?
  2. ¿Lo podríamos reutilizar nosotros mismos o podemos donarlo a un tercero que lo necesite?
  3. ¿Se le puede encontrar un uso alternativo al uso para el que fue concebido?
  4. En el caso de que el objeto esté ya inservible, ¿dónde nos podemos deshacer de él?

reciclar objetos grandes

Aunque ya habrán internalizado este tipo de preguntas, es cierto que para reciclar objetos grandes o de mucho bulto no siempre es fácil saber qué hacer, motivo por el que hoy queremos comentar precisamente sobre esto último.

Cómo reciclar objetos grandes

1.- Colchones y somieres

Lo fácil a la hora de comprar un colchón nuevo es que la empresa vendedora retire nuestro viejo colchón. Dependiendo de la empresa de la que se trate, nos podremos fiar más o menos de que el colchón usado encontrará un nuevo uso o que será reciclado convenientemente. Ahora bien, si queremos ser nosotros los que tomemos la iniciativa, tengamos en cuenta que existen multitud de ONG’s que aceptan colchones y somieres para donarlos a personas más desfavorecidas que nosotros. Estas ONG’s pueden encontrarse fácilmente en Internet.

También podemos optar por reutilizar nosotros mismos los colchones. Quizá tengamos una casa de campo o piso en la playa donde el colchón sea de utilidad. Quizá queramos montar un cuarto de invitados y nuestro colchón usado sea lo suficientemente cómodo para estancias cortas.

Otra posibilidad es que no tengamos que sustituir tanto el colchón como el somier y que cambiando sólo uno de los dos sea suficiente.

2.- Muebles grandes

Aunque esté feo que lo digamos nosotros, la mejor opción en el caso de querer deshacerse de muebles grandes es llamar a Recogida Muebles Gratis. Dado que contamos con personal y herramientas especializadas, tenemos mucha facilidad para la retirada y transporte de muebles y enseres, por muy grandes que sean.

Otra alternativa es que vendan los muebles a través de Internet y que el futuro comprador se ocupe del transporte.

Lo que no es responsable ni aceptable bajo ningún concepto es que “aparquen” los muebles en la calle, en la esperanza de que alguien se haga con ellos.

3.- Alfombras

Curiosamente, las alfombras son uno de los objetos que usos alternativos alfombras, por lo que piénsenlo mucho antes de deshacerse de ellas. Una alfombra vieja puede servir para ahogar el ruido de la lavadora, como rascador para el gato, para prevenir el crecimiento de maleza en el jardín, como tapete de yoga, para fabricar alfombrillas de coche, como posa-macetas, para mover objetos pesados, para fabricar parches o como felpudo.

4.- Equipamiento deportivo

¿Quién no ha comprado una máquina de remo, una bicicleta elíptica o un banco de abdominales y luego no ha tenido la fuerza de voluntad suficiente para aprovechar realmente dichas máquinas? Lo normal es que terminen en un rincón polvoriento de nuestras casas.

Lo mejor en estos casos es donar las bicicletas y máquinas de gimnasio que no usamos a alguna ONG local o llamar a una empresa como Recogida Muebles Gratis. Le volvemos a recomendar llamar a nuestra empresa porque este tipo de objetos suelen ser pesados y difíciles de transportar.

5.- Gran electrodoméstico (lavadoras, neveras y secadoras)

De nuevo y al igual que sucede con los colchones, es habitual que el vendedor de su nueva nevera se ocupe de retirar la vieja pero, ¿han pensado si su nevera todavía tiene uso? ¿Le podría servir a algún amigo o familiar? ¿Tiene una segunda vivienda en la que le valdría dicha nevera? No incurra en gastos superfluos y aproveche estos electrodomésticos en lugar de simplemente regalarlos a la empresa que le ha vendido los nuevos.

 

Y éstos han sido nuestros consejos de hoy en lo que respecta a reciclar objetos grandes. ¿Se les ocurren algún tipo de objeto más que no hayamos reflejado aquí?