El trueque

¿Recuerdas cuando en el colegio, de pequeño, intercambiabas cromos con tus amigos? Quizá practicabas el intercambio con golosinas, o juguetes. En cualquiera de los casos, la base del juego consistía en que estabas dispuesto a deshacerte de algo que ya no querías —porque lo tenías repetido, o porque ya no te gustaba, o ya no lo necesitabas— por algo nuevo o diferente. Aunque no fueras consciente, estabas practicando el sano ejercicio del trueque.

 

trueque

 

¿Desde cuándo existe el trueque?

El trueque no es algo nuevo. Las civilizaciones antiguas empleaban este sistema como base de su economía, intercambiando bienes y servicios. Ante la falta de un sistema monetario, el trueque era la única manera de responder a las necesidades cada vez más sofisticadas de las personas. Puesto que no todos podían producir “de todo”, se trataba de especializarse en la producción de algo que tuviera valor para los demás, de modo que pudiera ofrecerse a cambio de otras cosas.

Incluso en nuestra etapa moderna, el trueque ha seguido subsistiendo. Piensa, por ejemplo, en las cárceles, en las que los reclusos, ante la ausencia de dinero, intercambian unas cosas por otras.

Ahora bien, desde el inicio de la crisis económica de 2007, parece que el trueque ha resurgido con fuerza. Debido a la falta de liquidez, muchas personas han recurrido a este sistema para satisfacer algunas de sus necesidades más básicas, y lo han hecho con el apoyo de internet. Existen multitud de plataformas de trueque online mediante las que empresas y particulares pueden intercambiar prácticamente de todo, desde libros y videojuegos hasta ropa e inmuebles, pasando por material escolar, juguetes o uniformes. Algunos ejemplos son cambioslibros.com, creciclando.com o sepermuta.es

Otro sistema que se ha popularizado recientemente es el de los bancos de tiempo. En ellos depositas, literalmente, tu tiempo. Si eres, por ejemplo, profesor de matemáticas, puedes ofrecer una hora de clase, a cambio de recibir una hora de tiempo de alguien que sepa de fontanería. No hay intercambio de dinero.

El trueque se basa en un modelo de economía que se aleja del modelo monetario actual y propone un sistema alternativo de consumo y convivencia; ¿qué opinas?