El futuro del reciclaje y la gestión de residuos

Hoy queremos abordar una cuestión muy interesante para todos los que tengan un mínimo de conciencia ecológica; ¿cuál es el futuro del reciclaje? ¿Vamos a seguir produciendo los mismos residuos y se van a seguir reciclando tan ineficientemente como parece que se reciclan? ¿De verdad se van a atajar los problemas derivados de la acumulación de residuos o se trata de una batalla ya perdida?

El futuro del reciclaje; ¿qué nos depara el futuro?

Los plásticos terminarán prohibiéndose

A estas alturas es por todos sabido que el plástico tarda miles de años en degradarse y que, incluso cuando lo hace, deja atrás residuos muy perjudiciales para el medio ambiente. Las bolsas de plástico todavía están disponibles en la mayoría de supermercados pero, a la larga, la lógica ecológica terminará imponiéndose en el futuro del reciclaje. Materiales como el poliestireno -que todavía se emplea en muchos tipos de bandejas para comidas y frutas, por ejemplo- terminará por prohibirse también debido a sus efectos perniciosos. Como curiosidad, el poliestireno es particularmente peligroso porque, debido a su ligereza, es fácilmente transportado por el viento hasta los lugares equivocados, como pueden ser ríos, mares o playas.

El soporte digital se terminará imponiendo al papel

Técnicamente sería posible eliminar ya todo el papel de nuestro sistema de consumo pero no termina de llegar el momento; ¿no crees que cuando haces la compra te dan una cantidad absurda de tickets, cupones y descuentos? ¿No habría manera de hacer esto de un modo más eficiente y respetuoso con el medio ambiente?

Cada vez existe más presión para que empresas e instituciones den el salto definitivo a lo digital. Es sólo cuestión de tiempo y éste será el futuro del reciclaje de papel; un futuro sin papel.

Compostaje obligatorio

Dedicamos un post anterior al compostaje doméstico pero es muy probable que esta práctica termine institucionalizándose, por ley. Municipios, empezarán a instaurar programas de recogida y selección también para nuestros residuos orgánicos y se convertirá en una práctica habitual de nuestro día a día en el futuro del reciclaje.

Energía proveniente de residuos orgánicos

En directa relación con el punto anterior, ¿y si nuestros residuos orgánicos fueran empleados para la generación de bio-energía en lugar de para crear abono ecológico? Ya existe la tecnología capaz de ello y en el futuro del reciclaje cada municipio dispondrá de una planta bio-energética dotada de la más moderna eco-tecnología.

El reciclaje de las colillas

Las colillas…parece un problema sin importancia, ¿no? ¿Y si te decimos que más del 30% de la basura de las calles proviene del tabaco y de sus correspondientes colillas? Hasta ahora no había un sistema efectivo para reciclar este residuo pero ahora ya es posible compostar el papel y el tabaco por un lado, y reciclar la celulosa de los filtros de los cigarrillos por otro lado. Estas iniciativas existen en otras partes del mundo y en el futuro del reciclaje nuestro ayuntamiento también tendrá la tecnología necesaria para lidiar con este desecho tan desagradable.

Auge de la responsabilidad social corporativa

De momento parece un coto reservado a la gran empresa pero, gradualmente, empresas de todo tamaño asumirán su responsabilidad para con las personas, sus empleados y el medio ambiente. Los sistemas de producción y trabajo serán menos contaminantes y más respetuosos con el entorno. Los consumidores a su vez serán más exigentes con los valores ecológicos de las empresas a las que compren productos o soliciten servicios. Las multinacionales tendrán un futuro del reciclaje más verde, limpio y transparente y emplearán sus esfuerzos en este sentido como herramienta de marketing.

futuro del reciclaje

Un incremento desmesurado de la basura electrónica

Empezamos a estar muy concienciados de aspectos relacionados con la contaminación de nuestros coches o con el reciclaje del plástico y del papel pero, ¿sabemos bien qué hacer con los electrodomésticos viejos? ¿Somos conscientes de lo peligrosos que son los residuos de este tipo que no son tratados correctamente?

En el futuro del reciclaje habrá muchos más residuos electrónicos pero también habrá más concienciación sobre los efectos de no reciclar este tipo de desechos correctamente.

¿Y tú? ¿Estás concienciado? ¿Crees que tus descendientes disfrutarán de un futuro más verde y sano? ¿Qué vas a hacer para que así sea? Cuéntanos tus ideas e impresiones.

 

El compostaje; reciclaje en estado puro

En este blog hemos hablado bastante sobre el reciclaje de diferentes objetos y materiales y lo hemos hecho tanto para el ámbito doméstico como para el de la oficina. Conocemos ya lo que son las tres erres de la ecología y sabemos qué hacer con los muebles grandes o enseres que ya no necesitamos. Sabemos que podemos contar con una empresa como Recogida Muebles Gratis y sabemos también que existen muchas opciones para deshacerse de los objetos que ya no queremos o necesitamos.

Ahora bien, ¿qué pasa con los residuos orgánicos? Hoy queremos introducir el concepto del compostaje y cómo puede ser beneficioso para la sociedad en general y para nosotros en particular, especialmente si disponemos de un huerto o jardín en casa.

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es un proceso natural mediante el que los residuos orgánicos se descomponen y convierten en un rico sustrato fertilizante denominado compost. El sustrato conseguido con el compostaje es un fantástico abono natural cuya producción doméstica es una forma de contribuir a la reducción del efecto invernadero.

Vaya por delante que este post sobre el compostaje va dirigido especialmente a las personas que dispongan de un jardín, puesto que es necesaria una zona donde colocar un cubo de compostaje a tal efecto; pero empecemos por el principio.

El compostaje, primer paso; elegir el compostador (o compostera)

Podemos usar muchos tipos diferentes de cubos o papeleras para el compostaje. Se pueden comprar compostadores ya hechos o podemos optar por fabricarlo nosotros mismos.  La clave está en que sea fácil remover y voltear los residuos; la ventilación y aireación de los mismos es clave para que la descomposición y el compostaje se produzcan adecuadamente.

El compostador ha de quedar abierto y, siempre que sea posible, los residuos han de estar en contacto con el suelo o tierra de tu jardín o huerto.

 

el compostaje recogida muebles gratis

Elige bien los materiales para el compostaje

Para el compostaje necesitamos básicamente dos tipos de residuos; residuos marrones y residuos verdes. Los marrones consisten en hojas secas, paja, limaduras de madera (madera no tratada ni pintada), papel, cartón, cáscaras de huevo y bolsas de té. Los residuos verdes son pieles de frutas y verduras, césped, café molido y hojas vedes de todo tipo de plantas.

Es muy importante no añadir a tu compostera residuos tales como carne, huesos, pescados, huevos enteros, lácteos o excrementos (humanos o animales). Las carnes pueden ser portadoras de bacterias y los excrementos pueden transmitir diferentes enfermedades.

Por supuesto, no añadas tampoco residuos inorgánicos, como plásticos, cristal o metal.

Una vez tienes claros cuáles son los residuos ideales para el compostaje y montada ya tu compostera en una esquina de tu jardín o huerto, es el momento de ponerse manos a la obra.

Empieza con una buena capa (de unos diez centímetros) de paja y ramas secas en la parte inferior, a continuación una capa (también de diez centímetros) de residuos marrones y sobre ella, una capa de sustrato orgánico terminado. Esto constituye el primer manto. Humedécelo todo ligeramente con agua.

A continuación, añade una capa de residuos verdes y otra capa de sustrato terminado. De nuevo, humedece con agua.

Continúa alternando capas de residuos marrones y verdes hasta llenar tu compostera y una vez llena, déjala reposar para que el compostaje comience.

Pasados quince días, deberás remover todo el material y añadir residuos a la mezcla, sin olvidar humedecer cada capa que añadas. Ten en cuenta que los residuos pierden volumen con la descomposición por lo que es importante seguir añadiendo, removiendo y humedeciendo.

Lo que tarde el compostaje puede variar mucho, dependiendo de los residuos que hayas añadido, pero el compost terminado es muy reconocible. Si lo has hecho bien, dispondrás de un sustrato oscuro y ligero, con un agradable olor a tierra húmeda.

Conseguido el objetivo, sólo te quedará usar este maravilloso abono natural para tu huerto o jardín, con la conciencia muy tranquila porque sabrás que practicas el reciclaje en su estado más puro; ¡enhorabuena!