La limpieza de otoño

Se acerca el invierno y, a pesar de que algunos afirmen que el “spring cleaning” (la limpieza de primavera) sólo deba hacerse en primavera, existe otra corriente de personas que creen que la limpieza general de la casa ha de realizarse dos veces al año; en primavera y en otoño.

 

limpieza de otoño recogida muebles gratis

 

Huelga decir que con “limpieza” no nos referimos a aspirar y a pasar el trapo del polvo; nos referimos a una limpieza más profunda e integral de la casa, además de una posible reorganización de los muebles, preparando nuestro hogar para la estación más fría (o la más calurosa) del año. A continuación entenderás a qué nos estamos refiriendo exactamente.

La limpieza de otoño; mucho más que limpiar el polvo

1.- Limpia las ventanas. Dependiendo del tipo de casa en que vivas puede darte más o menos pereza pero unos cristales limpios dicen mucho de ti. Si no quieres recurrir a un profesional, hazlo tú mismo pero sin poner en peligro tu integridad física. En ocasiones hay que desmontar los ventanales y a veces hay que hacerlo en altura (los que vivan en una torre); mucho cuidado.

En el caso de que lo vayas a hacer tú mismo, no uses periódico; hoy día la tinta lleva una base de látex y será casi imposible conseguir un buen acabado.

2.- Organiza tu armario de ropa. ¿Qué mejor ocasión para hacerlo que con el cambio de temporada? Seguro que tienes ropa que ya no te pones, bien porque se haya pasado de moda, porque se te haya quedado pequeña (o grande) o porque esté muy deteriorada. Aprovecha la limpieza de otoño para donar la ropa que no vayas a utilizar; seguro que alguien le encontrará muy buen uso. También es la ocasión para guardar o acomodar la ropa de verano que no vas a utilizar durante los próximos meses.

3.- Limpia el armario del baño. Parece mentira la cantidad de botes, cosméticos y medicamentos que se pueden acumular en el baño a lo largo de seis meses. Éste es el momento para comprobar fechas de caducidad de los productos que corresponda y para valorar también cuáles estamos utilizando. Deshazte de lo que no necesites en la limpieza de otoño.

4.- Limpia y reorganiza la cocina. Puesto que la cocina es una zona común y es una de las estancias donde más tiempo se pasa, tiene (como es lógico) tendencia a ensuciarse mucho. En la limpieza de otoño es importante atacar los armarios, tanto sobre ellos (con ayuda de una escalera de mano) como bajo ellos (quitando si es posible el embellecedor inferior). En la cocina debe imperar siempre la higiene.

Éste es el momento de auditar también los alimentos que tengamos almacenados y de comprobar fechas de vencimiento. Para aquello que esté próximo a caducar, intentemos cocinarlo para evitar tener que tirarlo; ¡es la mejor excusa para sacar el libro de recetas!

En la limpieza de otoño deberíamos también vaciar la nevera completamente y valorar si se ha de tirar algún alimento. Dependiendo del modelo de nevera o de su antigüedad, quizá sea necesario descongelarla del todo para eliminar el exceso de hielo.

5.- Re-ordena tus muebles y las estanterías de libros durante la limpieza de otoño. En verano se agradecen las corrientes de aire pero en invierno huimos de ellas; ¿hay manera de aprovechar los muebles para favorecer el flujo del aire en verano? ¿Podemos usar una estantería o un aparador para bloquear alguna ventana o entrada de aire que se haga molesta en los momentos más fríos del año? Usemos la cabeza y busquemos una distribución que nos satisfaga en cada momento. No hay ninguna ley que diga que no podemos redistribuir o redecorar cuando nos plazca.

Llegado el momento de limpiar las estanterías, quítale el polvo a todos los libros e intenta deshacerte de los que ya no quieras, pero nunca los tires; dónalos o regálalos a alguien que creas que los puede necesitar. De este modo, harás sitio para nuevas adquisiciones.

Es posible que durante la limpieza de otoño compruebes que te sobran algunos muebles y enseres; ya sabes que si éste es el caso, has de llamar a Recogida Muebles Gratis; ¡hasta la semana que viene!