Restaurar muebles de madera en seis fáciles pasos

Restaurar muebles de madera en seis fáciles pasos.- En Recogida Muebles Gratis somos enérgicos defensores de las tres erres y somos también incansables en la divulgación de su significado; Reducir, Reutilizar y Reciclar. Hoy queremos centrar la atención en la segunda erre, enseñándote cómo reutilizar y restaurar muebles de madera en seis fáciles pasos.

Se trata de reutilizar ese mueble que no sabes bien qué hacer con él pero que, en el fondo, sabes que todavía tiene potencial. Quizá estés pensando en regalarlo o venderlo; ¿por qué no intentamos primero devolverlo a la vida? Podrías descubrir un hobby y hasta puede que consigas más dinero por el mueble si finalmente decides venderlo, una vez restaurado y arreglado.

Veamos pues cómo restaurar muebles “para tontos”, ¡si se nos permite la expresión!

 

restaurar muebles

 

Restaurar muebles está a tu alcance

1.- Elimina el viejo acabado. Es probable que el mueble en cuestión tenga una capa antigua de barniz o pintura que deberás eliminar con un decapante; ¿qué es un decapante? Se trata de un producto químico que disuelve el acabado previo de la madera. Busca el que mejor se adapte a tus necesidades en cualquier tienda de bricolaje y sigue siempre las instrucciones del fabricante. Sé paciente y respeta los tiempos indicados para que el producto haga efecto.

2.- Culminado el paso anterior, con papel de lija deberás rebajar y suavizar toda la madera, buscando una capa inferior más sana. La calidad del acabado final va a depender en gran medida del cuidado que tengas en el lijado por lo que tómate tu tiempo y consigue la mayor suavidad que puedas.

3.- El tercer paso para restaurar muebles es aplicar un buen sellador. Se trata de un producto que ayudará en la fijación del barniz o pintura que apliquemos, además de protegerla frente a la humedad u otros agentes externos. De nuevo, sigue estrictamente las recomendaciones del fabricante, sobre todo en cuanto a los tiempos de secado.

4.- Aplicado el sellador, usa una lija de grano fino para igualar el acabado y suavizar toda la superficie. Al igual que en el paso 2, es importante esmerarte en el lijado para conseguir unos resultados óptimos.

5.- Aplicar el tinte que corresponda. Restaurar muebles puede significar que quieras devolverles su color original. Con un buen tinte para madera conseguirás precisamente esto.

6.- Ahora sólo te queda aplicar el barniz… ¿o te vas a atrever a pintarlo de otro color completamente diferente? Si éste es el caso, todavía estás a tiempo de hacerlo. Pero el tema de la pintura lo trataremos otro día…