Vivir con menos: ¿es posible? | Recogida Muebles Gratis

En Recogida Muebles Gratis somos fans del reciclaje, de la vida saludable y en general, de un mundo más sostenible. Creemos que es importante consumir de manera más responsable, sin generar tantos desechos, ni tanta contaminación, y sin provocarle tanto daño al medioambiente. Creemos además que vivir con menos es, no sólo posible, sino una fuente de felicidad. ¿Por qué? Precisamente vamos a darte las razones a continuación de por qué vivir con menos es una filosofía de vida muy recomendable.

vivir con menos

¿Por qué vivir con menos?

  • Gastarás menos. Porque desde el momento en que decidas vivir con menos, no consumirás innecesariamente. Dependerás menos de lo material para ser feliz, y buscarás tu realización personal a través de las cosas inmateriales.
  • Serás un buen ejemplo, tanto para tu familia y tus hijos como para la gente que te rodea. Si demuestras a los demás que vivir con menos es posible y que además te hace más feliz, es posible que lo conviertas en algo contagioso. ¿No crees que es importante predicar con el ejemplo?
  • Te podrás permitir artículos de mejor calidad. Te podrá parecer algo contra-intuitivo, pero es muy cierto. Si en lugar de tener ocho chaquetas diferentes, solamente tienes dos, podrás invertir más dinero en esas dos. Ya sabes lo que dicen; ‘lo barato sale caro’ y si compras menos prendas, pero de más calidad, te durarán mucho más. Vivir con menos tiene sus ventajas.
  • Invertirás menos tiempo en ordenar. Cuantos menos trastos tengas en casa, menos tiempo pasarás ordenándolos, reparándolos, lavándolos y limpiándolos. ¿No crees que tiene todo el sentido del mundo?
  • Vivir con menos te hace más libre. Porque llega un momento que tenemos tantas posesiones, que la sensación es la de que nuestras cosas nos poseen a nosotros. Si te desprendes del equipaje innecesario, viajarás por la vida mucho más ligero y feliz.

Y recuerda que, si quieres vivir con menos y necesitas desprenderte de algún mueble y objeto, ponte en contacto con Recogida Muebles Gratis; ¡la empresa líder en recogida de muebles, trastos y enseres!

¿Guardar, vender o donar?

Hoy nos queremos referir a la circunstancia en la que vas —por ejemplo— a trasladarte a otro país y dudas sobre si debes hacer una mudanza internacional. Porque, dependiendo mucho de la edad que tengas, de tus circunstancias familiares, de cuántas pertenencias hayas conseguido acumular o del tiempo que vas a pasar fuera, puede que no quieras llevarte nada. Puede que lo único que te plantees seas vender o donar tus cosas.

Porque quizá no tengas donde guardar tus cosas y no te merezca la pena contratar un servicio de guardamuebles. Quizá no tenga mucho sentido hacer una mudanza, porque en tu nuevo destino cuentas con una nueva casa, completamente amueblada. Entonces, si tienes claro que no quieres, o no puedes —por tiempo, por comodidad o por coste— afrontar una mudanza internacional, ¿vas a vender o donar tus cosas?

vender o donar

 

Vender o donar; una elección muy personal

Si dispones de tiempo —y ganas—, entre vender o donar tus pertenencias, seguramente tenga más sentido vender. Existen varias plataformas de venta online donde anunciar cada una de tus posesiones. Subes una fotografía, una buena descripción, el precio que aspiras obtener, y a esperar… Lo malo que tiene vender es que deberás tratar con muchas personas diferentes para negociar porque, a priori, nadie va a pagar el precio inicial que estés pidiendo. Seguidamente y dependiendo de lo que hayas acordado, deberás ocuparte de enviar al comprador lo que le hayas vendido. Se trata de tener paciencia y, como hemos indicado en un principio, necesitarás tiempo.

A la vista de lo anterior, quizá hayas cambiado de opinión entre vender o donar y te atraiga más la idea de dar tus cosas a alguien que las necesite más que tú, sin contraprestación alguna. Si donas tus pertenencias, invertirás menos tiempo porque, lógicamente, será más fácil desprenderte de todo. Existen diversas organizaciones benéficas y entidades sin ánimo de lucro encargadas de su recogida y, por encima de todo, estarás haciendo una buena obra.

La elección entre vender o donar tampoco ha de ser tan estricta. Una buena alternativa es vender aquellas cosas por las que sientas menos apego o que tengan mejor venta, y donar lo que creas que puede ser muy útil a un tercero menos favorecido que tú. Esto es una decisión muy personal.

Por último, no olvides que Recogida Muebles Gratis recoge tus objetos enseres, sin coste, siempre y cuando éstos sean susceptibles de nuevo uso por parte de un tercero. Ésta es, con diferencia, la alternativa más rápida y cómoda.

 

 

Reciclaje de ropa

En este blog hemos hablado bastante sobre las tres erres de la ecología (reducir, reutilizar, reciclar) y sobre la importancia que tiene que cada uno de nosotros aporte su granito de arena en este apartado. Es cierto que a veces esto puede suponer un esfuerzo, pero debemos ser más respetuosos con el medioambiente. Hoy queremos por ello tratar lo relativo al reciclaje de ropa.

reciclaje de ropa

 

Con el papel, los plásticos, las latas o los briks, a veces surgen dudas; ¿las latas van con los plásticos? ¿La caja de pizza manchada de grasa puede reciclarse? ¿Le quito las tapas a los botes de cristal antes de tirarlos al contenedor verde? Todas estas preguntas nos hacen a veces cuestionar la utilidad de separar nuestros desechos, particularmente cuando bajamos al contenedor de plástico y observamos que contiene de todo menos plástico. Ahora bien, con el reciclaje de ropa, no existe ninguna duda; se podría decir que la ropa es reciclable al 100%.

Reciclaje de ropa; ¡sin excusas!

La ropa, así como los productos textiles en general, son reciclables en su práctica totalidad, y son cada vez más las personas que optan por donar su ropa vieja en lugar de tirarla al contenedor convencional. Ahora bien, ¿es la donación una forma de reciclaje de ropa? Desde luego que sí. Tengamos en cuenta que cuando donas ropa o la vendes a, por ejemplo, una tienda de ropa de segunda mano, ésta intentará venderla, siempre y cuando no esté muy deteriorada. No se emplean en ello recursos para producir nuevas prendas porque el reciclaje de ropa es, en gran medida, su reutilización por parte de otros. Lo mismo sucede cuando donas a una ONG.

Pero cuando las prendas estén ya muy viejas y no sean susceptibles de nuevo uso, las tiendas u ONG’s las entregarán a empresas de reutilización textil (a cambio de un pequeño donativo). Éstas, mediante procesos industriales, darán nueva vida a la ropa usada, bien sea como nuevas prendas, como aislantes para construcción o como productos textiles para el sector automotriz (por ejemplo).

Ya no tienes excusas para subirte al tren del reciclaje de ropa. Dona tus prendas usadas o déjala en su contenedor correspondiente; las generaciones venideras te lo agradecerán.