¿Sabes qué es la economía circular? | Recogida Muebles Gratis

Hemos hablado mucho en este blog sobre las tres erres de la ecología —reducir, reutilizar, reciclar— pero lo cierto es que esto representa un esquema lineal de consumo que cada vez está más en desuso. Nos referimos a que lo que se produce, luego se reutiliza, y termina reciclándose, pero no tiene en cuenta lo que sucede antes de que una empresa toma la decisión de producir un determinado producto en su fábrica. Aquí es donde hace la aparición la economía circular.

¿Qué sucedería si la empresa fabricante produjera un determinado objeto pensando de antemano en sus posibilidades de reparación, reutilización y reciclaje futuras? ¿Y si se hiciera mayor énfasis en crear productos compuestos de materiales biodegradables o reciclables? Hasta la fecha, existe cierta conciencia en este sentido, pero la economía circular va un paso más allá.

economia circular

 

Por ejemplo, fíjate en tu teléfono móvil. Parece que está fabricado para romperse a los pocos años y no poder repararse. No se puede mejorar y lo normal es que no puedas ni abrirlo. ¿Por qué? Porque su fabricante quiere que lo uses y que lo tires, para después comprarte uno nuevo. Con la economía circular, los móviles serán más fáciles de reparar. Podremos incorporarles nuevos elementos o unidades de memoria con mayor facilidad.

Otro ejemplo. Las empresas que instalan una moqueta en sus oficinas. Hasta hoy día, la moqueta se quedaba allí hasta que venía el próximo inquilino y, quizá, cambiaba la moqueta. La unidad vieja terminaba en el contenedor de la basura. Con la economía circular, no compras una moqueta; la alquilas, pagando una pequeña cuota mensual. Cada tres años —por ejemplo— la empresa instaladora viene y te instala una alfombra completamente nueva, llevándose la vieja para reciclarla convenientemente.

Algo similar al ejemplo anterior sucede con algunas marcas de coches. Te ceden un coche nuevo cada tres años, a cambio de una cuota mensual que incluye el seguro y el mantenimiento.

La idea que subyace a todo lo anterior es que, en la economía circular, nuestros “desechos”, o aquello que ya no queremos seguir utilizando —el móvil de hace tres años, el coche de cuatro años o la moqueta usada— se convierten en un recurso. Dichos recursos se emplean para satisfacer las necesidades de un tercero, o para reciclarse y volver a incorporarse a la cadena de producción.

El medioambiente lo va a agradecer.

Reciclar pilas y baterías

En el post de hoy queremos relatar por qué es importante reciclar pilas —y baterías— en lugar de tirarlas directamente a la basura. Se supone que todos deberíamos conocer ya la importancia de este aspecto del reciclaje pero, lamentablemente, no es el caso, y sigue habiendo mucha gente inconsciente en este sentido.

 

¿Por qué reciclar pilas?

Las baterías contienen metales muy tóxicos, tales como cadmio, níquel o mercurio. Si reciclamos convenientemente, evitamos que estos metales terminen en un vertedero y que acaben filtrándose a la tierra y los acuíferos. De otra manera, el medioambiente, los seres humanos y todo tipo de seres vivos serían seriamente perjudicados.

 

reciclar pilas

 

Reciclar pilas permite recuperar los metales arriba descritos y reutilizarlos para otros fines.

Se pueden —y deben— reciclar todas las pilas y baterías; desde las pilas de zinc (son las convencionales, como las que emplearíamos para un reloj o una radio) hasta las alcalinas (de más duración que las de zinc), pasando por las pilas de botón, las de óxido de plata (como las empleadas en relojes de pulsera) o las pilas de litio (usadas en cámaras fotográficas). Incluso las pilas recargables tienen una duración determinadas y han de reciclarse una vez alcanzada su vida útil.

Reciclar pilas debe ser pues una prioridad de todos, ¡y no se permiten excusas!

 

¿Qué materiales se recuperan al reciclar pilas?

  • Concentrado de ferromanganeso. Éste es de alta calidad y puede ser reutilizado por los productores de acero, ahorrando mucha energía y dinero a los fabricantes.
  • Las pilas de zinc contienen hasta un 40% de este elemento, pudiendo volver a utilizarse en ciertos procesos industriales, como la electrolisis.
  • Mercurio en estado puro. Reciclar pilas consigue recuperar mercurio que puede ser utilizado en instrumentos de medición o en iluminación fluorescente.
  • Plata. Aunque en pocas cantidades, las pilas contienen plata que puede ser reaprovechada por joyeros y artesanos.
  • Níquel, plomo y cadmio. Reciclar pilas y baterías permite extraer estos tres metales que pueden volver a utilizarse en la fabricación de nuevas pilas.

En conclusión; NUNCA tires las pilas directamente a la basura.

Cómo mejorar tu reciclaje

Nunca está de más hacer hincapié en las medidas que puedes adoptar para, no solamente empezar a reciclar sino para mejorar tu reciclaje. La realidad es que cada vez se recicla más pero no está claro que todos sepamos hacerlo adecuadamente. Vamos pues con ello.

 

mejorar tu reciclaje

Mejorar tu reciclaje; consejos básicos

1.- Nunca pierdas de vista las tres erres de la ecología; reducir, reutilizar y reciclar. No nos extenderemos aquí porque ya lo hemos tratado, pero es un punto de partida imprescindible si lo que quieres es mejorar tu reciclaje.

2.- Conoce bien las reglas de reciclaje de tu comunidad autónoma. El color de los contendores y lo que se puede tirar en ellos puede variar de un lugar a otro, por increíble que parezca.

3.- Para mejorar tu reciclaje, intenta comprar productos reciclados. Es una de las maneras más responsables de participar en la sociedad de consumo de hoy día.

4.- Recicla tu agua. Dependiendo de dónde vivas esto no será siempre posible pero, si vives en una casa independiente, has de saber que es posible reaprovechar el agua de la ducha para llenar la cisterna del wáter, o incluso para riego. Es una manera muy ecológica de ahorrar y de respetar el medioambiente.

5.- Practica el composting. No hay nada nuevo bajo el sol y ya hemos cubierto el compostaje pero, no lo olvides si quieres mejorar tu reciclaje.

6.- Recuerda que los artículos electrónicos y las pilas son extremadamente perjudiciales si no son reciclados convenientemente. Infórmate bien de cómo deshacerte de ellos del modo más sostenible posible.

7.- Anticípate y compra sólo productos que sean reutilizables o fácilmente reciclables. Evita comprar artículos con grandes envoltorios de plástico. Mejorar tu reciclaje empieza incluso antes de tomar la decisión de compra, a través de un consumo responsable.

8.- No acumules cosas que no necesitas pero nunca tires nada; la mejor opción es donar o regalar aquello que no necesitas a alguien que pueda hacer uso de ello de ello.

¿Te animas entonces a intentar mejorar?