Reciclar pilas y baterías

En el post de hoy queremos relatar por qué es importante reciclar pilas —y baterías— en lugar de tirarlas directamente a la basura. Se supone que todos deberíamos conocer ya la importancia de este aspecto del reciclaje pero, lamentablemente, no es el caso, y sigue habiendo mucha gente inconsciente en este sentido.

 

¿Por qué reciclar pilas?

Las baterías contienen metales muy tóxicos, tales como cadmio, níquel o mercurio. Si reciclamos convenientemente, evitamos que estos metales terminen en un vertedero y que acaben filtrándose a la tierra y los acuíferos. De otra manera, el medioambiente, los seres humanos y todo tipo de seres vivos serían seriamente perjudicados.

 

reciclar pilas

 

Reciclar pilas permite recuperar los metales arriba descritos y reutilizarlos para otros fines.

Se pueden —y deben— reciclar todas las pilas y baterías; desde las pilas de zinc (son las convencionales, como las que emplearíamos para un reloj o una radio) hasta las alcalinas (de más duración que las de zinc), pasando por las pilas de botón, las de óxido de plata (como las empleadas en relojes de pulsera) o las pilas de litio (usadas en cámaras fotográficas). Incluso las pilas recargables tienen una duración determinadas y han de reciclarse una vez alcanzada su vida útil.

Reciclar pilas debe ser pues una prioridad de todos, ¡y no se permiten excusas!

 

¿Qué materiales se recuperan al reciclar pilas?

  • Concentrado de ferromanganeso. Éste es de alta calidad y puede ser reutilizado por los productores de acero, ahorrando mucha energía y dinero a los fabricantes.
  • Las pilas de zinc contienen hasta un 40% de este elemento, pudiendo volver a utilizarse en ciertos procesos industriales, como la electrolisis.
  • Mercurio en estado puro. Reciclar pilas consigue recuperar mercurio que puede ser utilizado en instrumentos de medición o en iluminación fluorescente.
  • Plata. Aunque en pocas cantidades, las pilas contienen plata que puede ser reaprovechada por joyeros y artesanos.
  • Níquel, plomo y cadmio. Reciclar pilas y baterías permite extraer estos tres metales que pueden volver a utilizarse en la fabricación de nuevas pilas.

En conclusión; NUNCA tires las pilas directamente a la basura.