Consejos para un verano sostenible

Llega el mes de agosto y muchos tienen la suerte de marchar de vacaciones. Con este motivo, desde ReciMobel hemos creído conveniente ofrecer algunos consejos y contribuir a un verano sostenible para todos. Tengamos en cuenta que, aunque nosotros nos vayamos de vacaciones, nuestros principios de respeto por el medioambiente deben seguir trabajando…

verano sostenible

Un verano sostenible es posible, si sabes cómo…

1.- Casi en primer lugar, es vital que conserves el agua y hagas un buen uso de ella. No la malgastes, ni la contamines; los embalses están en niveles mínimos y entre todos debemos hacer un esfuerzo por no derrochar este líquido tan valioso.

2.- Cierra las persianas y cortinas de tu casa, para preservar el fresco interior. Se aconseja incluso cerrar las ventanas cuando el calor sea excesivo, para evitar que entre ese aire caliente tan asfixiante. Si nos haces caso, no necesitarás usar tanto el aire acondicionado y disfrutarás de un verano sostenible.

3.- Para un verano sostenible, ¡aprovecha el sol para secar la ropa! ¿Por qué usar la secadora, pudiendo secar toda la colada al aire libre? Quedará mejor, se arrugará menos e incluso olerá mejor; ¿a qué estás esperando?

4.- Si te vas a zonas con alto riesgo de incendio, evita a toda costa fumar, o encender cualquier tipo de fuego. Las barbacoas, las paellas y las parrilladas es mejor que las hagas en invierno. Más vale prevenir que curar.

5.- En verano tendrás más sed, como es lógico y normal, pero un verano sostenible exige que bebas de botellas reutilizables, en lugar de consumir indiscriminadamente botellas plástico. Cuando menos contribuyas con desechos de plástico, mejor.

6.- Cuando te vayas de casa hacia tu lugar de vacaciones, desenchufa del todo los electrodomésticos que no necesitan corriente durante tu ausencia. Nos referimos a televisores, ordenadores, equipos de música, etc. Por supuesto, no desconectes la nevera, salvo que la dejes completamente vacía.

El reciclaje en Suiza; ¿la fórmula perfecta?

Para bien o para mal —para mal, desde nuestro punto de vista—, vivimos en una sociedad de usar y tirar. Tenemos poca conciencia del daño que los desechos que producimos provocan en el medio ambiente. Y lamentablemente, este daño es, en muchas ocasiones, irreparable. Cuando ya no queremos o necesitamos algo, lo tiramos a la basura, sin preguntarnos mucho por el destino final de nuestros desperdicios. Pero hay países que son la excepción, y el reciclaje en Suiza es digno de mención aparte.

Porque el reciclaje en Suiza es casi un arte. Prácticamente todo se recicla, y si se quiere tirar algo al contenedor convencional de la basura, hay que pagar por ello.

reciclaje en suiza

El caso extremo del reciclaje en Suiza

Para que comprendas lo extremo que es el reciclaje en Suiza, te ponemos el ejemplo de una bolsita de té. Para reciclarla correctamente, una vez usada, hay que separar el té —lo orgánico— de la bolsa, abriéndola con una tijera. Luego hay que separar el cartón de la etiqueta de la bolsita, y al cartón hay que quitarle incluso la grapa metálica. Todos los elementos que componen la bolsita quedan separados, en función del material del que están compuestos.

Haciéndolo de este modo, son muy pocos los residuos que terminan en el contendedor convencional, y si uno lo quiere utilizar, tiene que pagar. Las bolsas que se emplean para la basura que no está convenientemente separada, llevan impreso un mensaje en el que dice que se está dispuesto a pagar impuestos para que dicha basura sea separada y clasificada; increíble, ¿no?

Pero esto no es todo; los suizos tienen una “policía de la basura”, que se ocupa de controlar que los residuos están siendo reciclados conforme a la normativa. En caso de incumplimiento, las multas son significativas.

En definitiva, Suiza ha apostado por incentivar económicamente el reciclaje. Reciclar sale mucho más barato que ser perezoso y no separar la basura, y con ello han conseguido un modelo casi utópico de gestión de los residuos; ¿a qué estamos esperando en otros países?

¿Coche diésel o gasolina?

Como viene siendo habitual, desde RecogidaMueblesGratis queremos ayudarte a tomar decisiones informadas para todo lo relativo a la sostenibilidad. Con este motivo, y puesto que la decisión entre diésel o gasolina nos concierne a todos, hemos creído conveniente abordarla. Porque vivimos en tiempos convulsos en los que el diésel se demoniza cada vez más, pero uno no sabe siempre a qué atenerse; ¿realmente terminarán por prohibir los coches de gasóleo? ¿Es mucha más limpia la gasolina?

diésel o gasolina

Diésel o gasolina; los hechos

1.- Emisiones. La realidad es que decidir entre diésel o gasolina en base a sus emisiones, es una cuestión compleja, porque cada alternativa tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Los coches diésel emiten menos C02 —que es lo que contribuye al efecto invernadero y al calentamiento global— que los de gasolina, pero en cambio emiten más dióxido de nitrógeno y partículas. ¿Esto qué quiere decir? Pues que el diésel es mejor para el medioambiente, pero a la vez es más perjudicial para nuestra salud, porque las partículas que emite contribuyen a las nubes contaminantes, a las enfermedades respiratorias y también al cáncer.

2.- Precio. Si tu decisión entre diésel o gasolina se va a sustentar sólo en el precio, ya sabrás que los coches de gasolina son más baratos. Sus mecánicas son, en general, más sencillas que las de los coches de gasóleo. Son más baratos de mantener y menos complicados de reparar. Y esto se nota en la factura final.

3.- Consumos. Los diésel son más caros, pero en contrapartida son más eficientes y consumen menos. Deberás fijarte muy bien en las cifras de consumo anunciadas por cada fabricante —y creértelas— para hacer números en función de los kilómetros estimados que vayas a realizar cada año. Como regla general, si eres de kilometrajes altos, te compensará el diésel, pero si sólo necesitas un coche para la ciudad y lo vas a usar poco, apuesta por la gasolina.

4 mitos sobre los coches eléctricos

En Recogida Muebles Gratis somos acérrimos defensores de un estilo de vida sostenible. Creemos que se puede vivir y consumir sin hacer tanto daño al medioambiente y hacemos lo posible por transmitir estos valores ecológicos a través de nuestros artículos. Por este motivo, somos también fans de los coches eléctricos y nuestra opinión es que deberíamos estar conduciéndolos desde hace ya mucho tiempo.

En cualquiera de los casos, parece que este tipo de vehículos empieza a consolidarse por fin en el mercado automovilístico, razón suficiente para que desmontemos algunos de los mitos que los rodean.

 

coches eléctricos

Desmontando mitos sobre los coches eléctricos

1.- No hay sitio para recargarlos. Ciertamente, es el punto más discutible. Todavía hay pocos puntos de recarga, pero es muy fácil encontrarlos gracias a diversas aplicaciones para móviles y a través de los propios sistemas de navegación de los coches eléctricos. Y tengamos en cuenta que puedes tener tu propio punto de recarga en casa.

2.- Los coches eléctricos son demasiado caros. Falso. Por supuesto que hay modelos muy caros, pero al igual que sucede con los vehículos de gasolina, pueden encontrarse alternativas en gamas medias a precios más razonables. Tengamos en cuenta además que existen subvenciones muy interesantes para la compra de estos coches.

3.- Los coches eléctricos te dejan tirado. Falso. Todo es cuestión de organizarse y planificarse. Estos coches te avisan en todo momento de los kilómetros que te quedan de autonomía y te indican dónde están los puntos de recarga más cercanos. Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros sólo recorre una corta distancia al día para ir y volver de trabajar —por ejemplo—, no es imprescindible poder hacer 800 kilómetros con una recarga. Ahora bien, hoy día, quizá no sean la mejor alternativa para viajes muy largos.

4.- Los coches eléctricos no son divertidos. Completamente falso. Para desmontar este mito, sólo hay que informar de lo siguiente: el coche de mayor aceleración del mercado es el Tesla Model S P100 D, un vehículo alimentado sólo por electricidad. Acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,4 segundos, ¡más rápido que un Bugatti Veyron de 1.000 CV! Ver para creer.

Tendencias de reciclaje para 2017

Lo queramos o no, el reciclaje va a ser cada vez más importante. Desde las administraciones públicas y desde todo tipo de organizaciones privadas, va a existir una mayor presión para que seamos más ecológicos, en un intento de que reduzcamos el consumo, reutilicemos lo que ya hemos comprado y que reciclemos convenientemente nuestros desechos. A tal efecto, desde Recogida Muebles Gratis queremos darte algunas pautas sobre las tendencias de reciclaje para 2017, para que el futuro no te coja desprevenido. En este tipo de cuestiones, siempre es mejor estar informado y “abrazar” el cambio, en lugar de resistirse a las novedades.

 

tendencias de reciclaje

Tendencias de reciclaje; por un futuro más verde

Hace ya años que se nos recomienda la reducción en el consumo de plástico. El “enemigo público nº1” en este sentido ha sido desde siempre el consumo abusivo e indiscriminado de las bolsas de plástico de los supermercados. En un futuro no muy lejano se van a dar pasos en este sentido, y las recomendaciones pasarán a ser prohibiciones. Muy pronto, estas bolsas estarán prohibidas y también se hará énfasis en la eliminación de las botellas de plástico. El cristal ganará protagonismo.

El auge del compostaje. Los residuos orgánicos siempre los hemos depositado en el contenedor de basura convencional, pero una de las tendencias de reciclaje para 2017 es la del compostaje doméstico. En viviendas unifamiliares y comunitarias será habitual ver plantas de compostaje, donde los desechos orgánicos serán empleados para producir abono natural.

La energía solar. A pesar de que las administraciones siguen poniendo trabas al autoconsumo de electricidad sustentado en placas solares domésticas, la voluntad popular y la razón terminarán prevaleciendo. El sol es una fuente inagotable de energía y las tecnologías de almacenamiento mediante baterías avanzan a pasos agigantados, haciéndose un hueco en todos los hogares. Es, con toda seguridad, una de las tendencias de reciclaje más disruptivas que veremos en el corto plazo.

Cómo contaminar menos | Recogida Muebles Gratis

Durante las últimas semanas hemos observado cómo se adoptaban en Madrid medidas contra la contaminación atmosférica, consistentes en restringir el aparcamiento en el centro de la ciudad, reducir la velocidad máxima de circulación e incluso se ha llegado a limitar el acceso al centro a la mitad de los coches. Todo ello orientado a contaminar menos para así mejorar la calidad del aire que respiramos.

Cierto es que si vives en una localidad de la costa o una ciudad poca poblada, contaminar menos no es algo que te preocupe especialmente, pero creemos que se ha de tener una mínima conciencia ecológica en este sentido. Te proponemos por ello algunas iniciativas o cambios de hábito que pueden ayudar a que, entre todos, consigamos un aire más limpio y libre de contaminantes.

contaminar menos

Contaminar menos en 5 sencillos pasos; cuestión de voluntad.

1.- Para contaminar menos, camina o recurre a la bicicleta siempre que te sea posible. No tiene mucho razón de ser que cojamos el coche para ir a comprar el pan a la esquina. O que conduzcamos un kilómetro hasta el gimnasio; si se trata de ir a hacer ejercicio, ¿por qué no calentar los músculos dando un paseo?

2.- Usa el transporte público, que para eso está. ¿No prefieres leer un buen libro o ir contemplando el paisaje, en lugar de estar atrapado en un atasco dentro de tu vehículo particular? Contaminar menos implica que recurras más al autobús y al metro, siempre que te sea posible.

3.- Comparte el coche. Si no existe una buena alternativa de transporte público para, por ejemplo, llegar hasta tu lugar de trabajo todas las mañanas, ¿por qué no compartes el coche con otros compañeros? Os podríais turnar y, de este modo, reducir el coste de transporte de todos vosotros. Además, es una manera muy eficaz de contaminar menos.

4.- Haz un buen mantenimiento de tu coche. Un vehículo mal mantenido, es probable que consuma más y que contamine también más. Procura seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a mantenimiento, cambios de aceite, líquidos y neumáticos.

5.- Conduce de manera eficiente. Está demostrado que una conducción poco agresiva y sin acelerones te ayuda a consumir menos combustible y, en consecuencia, a contaminar menos. ¿Por qué no intentas salir un poco antes de casa para poder conducir sin prisa hasta tu destino?

¿Cómo llevar una vida más sostenible?

Sin más preámbulos, nos lanzamos directamente a darte 10 consejos muy fáciles de seguir para llevar una vida más sostenible.

vida mas sostenible

Una vida más sostenible, al alcance de tu mano

  1. Para una vida más sostenible, deja de secar la ropa en la secadora. Sí, es probablemente uno de los electrodomésticos más cómodos que existen, pero su gasto eléctrico —y correspondiente contribución a tu huella de carbono— no siempre está justificado. ¿Por qué no intentas tender en el exterior, o con un tendedero de pared o techo dentro de casa? El medioambiente te lo agradecerá.
  2. Una vida más sostenible pasa por aislar térmicamente tu casa. Para el invierno, procura que ventanas y puertas estén bien selladas y, de cara al verano, recurre si es necesario a los papeles tintados para recubrir ventanas y aislarte del calor del sol.
  3. ¿Conoces los cargadores solares? Los hay para todo tipo de pequeños electrodomésticos. ¿No te parece increíble que puedas recargar el móvil con la única ayuda del sol?
  4. Toma duchas más cortas. No te bañes. Y no tires tanto de la cadena. ¿De verdad necesitamos pasar media hora bajo la ducha? ¿Y darse un baño de espuma? Y en determinadas circunstancias, uno se plantea incluso si es necesario bañarse todos los días. Una vida más sostenible no implica falta de higiene, sino que seas más responsable con el consumo de agua.
  5. No uses tanto papel de cocina desechable, o servilletas de papel. ¿Por qué no usas trapos y servilletas de tela, que puedes lavar y reutilizar? Gastamos demasiado papel, una práctica muy poco ecológica.
  6. Usa productos de limpieza ecológicos. La mayoría de los productos que usamos para limpiar son muy perniciosos para el medioambiente, pero sí existen algunas alternativas ‘verdes’, más respetuosas. Elige estos productos y llevarás una vida más sostenible.
  7. Usa pilas recargables, un asunto del que ya te hemos hablado en posts anteriores.
  8. No cojas tanto el vehículo privado y usa más el transporte público. Camina y disfruta de tu ciudad a pie. Desempolva la bicicleta.
  9. Fíjate bien en las etiquetas de los productos que compras en el supermercado y evita comprar todo aquello que creas puede ser perjudicial para el medioambiente.
  10. Come menos carne. Está más que demostrado que la industria cárnica, por los gases de efecto invernadero que provoca, contribuye al calentamiento global.

El efecto del calentamiento global

efecto del calentamiento global

 

En Recogida Muebles gratis recogemos sus muebles y enseres gratuitamente, siempre y cuando éstos sean susceptibles de un nuevo uso. Nuestro propósito es que sus pertenencias sean aprovechadas por otros, aplicando la segunda R de la ecología; la reutilización.

Habrá ocasiones en las que sus muebles y enseres estén tan deteriorados que no sea factible otro destino diferente al de la destrucción y el reciclado. En este caso, también nos ocuparemos de su recogida, cobrando un pequeño importe por la gestión.

Ahora bien, puede que su tentación sea la de simplemente bajar los trastos viejos al contenedor convencional y olvidarse del problema. Han de saber que esto es lo peor que pueden hacer. Si no se reciclan los desechos, éstos se convierten en basura inservible y su destino es normalmente la quema o la descomposición en algún vertedero. Esto produce la liberación de todo tipo de gases de efecto invernadero (metano, dióxido de carbono y óxido nitroso principalmente), causa principal del calentamiento global. Todos estaremos de acuerdo en que el calentamiento global producirá a medio y largo plazo un incremento en el nivel de los océanos; ¿son realmente conscientes de lo que implica esto?

Hoy queremos intentar abrir los ojos de aquellos que todavía no entienden o aceptan esta realidad inexorable de efectos desastrosos.

El efecto del calentamiento global; ¿nos afecta realmente?

– Efecto del calentamiento global nº1. – La climatología es cada vez más extrema. No pueden negarlo; los veranos parecen ser más calurosos y los inviernos más fríos. Cada verano hay más incendios forestales. En ocasiones parece que hemos pasado de tener cuatro estaciones a tener solamente dos. En las noticias se informa cada vez de más desastres debidos al mal tiempo, a las tormentas y a las inundaciones; ¿es todo una casualidad? Desde luego que no.

Al producirse un dramático deshielo (el Océano Ártico tiene un 45% menos de masa de hielo de la que tenía en 1980) se produce un desequilibrio en las grandes corrientes de aire y esto impacta en la meteorología de manera muy importante.

  • Efecto del calentamiento global nº2.- Los hogares de más de 200 millones de personas quedarán sumergidos llegado el año 2100. Los países que más sufrirán con ello incluyen China, Vietnam o Japón pero el resto del mundo se verá dramáticamente afectado. Las inundaciones convencionales serán mucho más comunes.
  • Efecto del calentamiento global nº3.- El impacto en la economía global será devastador, particularmente porque algunas de las ciudades motoras de la economía mundial se verán afectadas, tales como Nueva York o Londres o Paris.
  • Efecto del calentamiento global nº4.- La vida junto al mar dejará de ser una opción viable. Si viven cerca del mar, sus descendientes quizá deban buscar lugares de residencia alternativos. Las autoridades gubernamentales son conscientes de ello, hasta el punto de que en algunas partes del mundo se plantean prohibir la construcción futura de obra pública en zonas costeras o con riesgo de inundación.
  • Efecto del calentamiento global nº5.- También lo habrán visto en documentales y en noticias; algunas de las plantas y especies animales que dependen del hielo para su supervivencia (como los osos polares por ejemplo) están condenadas a la extinción. Algunas de las estimaciones más optimistas confirman que podrían extinguirse hasta un 25% de las especies en todo el mundo, debido al calentamiento global.
  • Efecto del calentamiento global nº6.- Las playas desaparecerán; ¿se lo habían planteado? Quizá no pero resulta más que evidente. Si aumenta el nivel de mar, las playas serán engullidas por los océanos, con todo lo que ello supone. Se verá  afectado el turismo y el comercio directamente. En el extremo opuesto pero relacionado con ello, las temporadas de esquí se irán acortando progresivamente debido al aumento de las temperaturas.
  • Efecto del calentamiento global nº7.- Aumentará el riesgo de contaminación de los acuíferos. Si el agua salada penetra en los yacimientos subterráneos de agua dulce, ésta se contaminará y quedará inservible para el consumo. Las cosechas sufrirán y el coste de desalinización del agua contaminada será inasumible.
  • Efecto del calentamiento global nº8.- Directamente relacionado con el punto anterior, la agricultura y ganadería sufrirán un grave trastorno debido a la escasez de agua dulce. Esto impactará dramáticamente en la producción de todo tipo de alimentos y materias primas y tendrá efectos irreversibles.

¿Hasta cuándo vamos pues a seguir contaminando y ensuciando? ¿Cuándo vamos a comprender que el calentamiento global es una realidad? ¿Cuándo vamos a dejar de pensar en nosotros mismos, en lugar de pensar en las generaciones futuras?

La próxima vez vayan a tirar un viejo mueble a la basura, ¡sean por favor responsables y llamen a Recogida Muebles Gratis!