¿Cómo llevar una vida más sostenible?

Sin más preámbulos, nos lanzamos directamente a darte 10 consejos muy fáciles de seguir para llevar una vida más sostenible.

vida mas sostenible

Una vida más sostenible, al alcance de tu mano

  1. Para una vida más sostenible, deja de secar la ropa en la secadora. Sí, es probablemente uno de los electrodomésticos más cómodos que existen, pero su gasto eléctrico —y correspondiente contribución a tu huella de carbono— no siempre está justificado. ¿Por qué no intentas tender en el exterior, o con un tendedero de pared o techo dentro de casa? El medioambiente te lo agradecerá.
  2. Una vida más sostenible pasa por aislar térmicamente tu casa. Para el invierno, procura que ventanas y puertas estén bien selladas y, de cara al verano, recurre si es necesario a los papeles tintados para recubrir ventanas y aislarte del calor del sol.
  3. ¿Conoces los cargadores solares? Los hay para todo tipo de pequeños electrodomésticos. ¿No te parece increíble que puedas recargar el móvil con la única ayuda del sol?
  4. Toma duchas más cortas. No te bañes. Y no tires tanto de la cadena. ¿De verdad necesitamos pasar media hora bajo la ducha? ¿Y darse un baño de espuma? Y en determinadas circunstancias, uno se plantea incluso si es necesario bañarse todos los días. Una vida más sostenible no implica falta de higiene, sino que seas más responsable con el consumo de agua.
  5. No uses tanto papel de cocina desechable, o servilletas de papel. ¿Por qué no usas trapos y servilletas de tela, que puedes lavar y reutilizar? Gastamos demasiado papel, una práctica muy poco ecológica.
  6. Usa productos de limpieza ecológicos. La mayoría de los productos que usamos para limpiar son muy perniciosos para el medioambiente, pero sí existen algunas alternativas ‘verdes’, más respetuosas. Elige estos productos y llevarás una vida más sostenible.
  7. Usa pilas recargables, un asunto del que ya te hemos hablado en posts anteriores.
  8. No cojas tanto el vehículo privado y usa más el transporte público. Camina y disfruta de tu ciudad a pie. Desempolva la bicicleta.
  9. Fíjate bien en las etiquetas de los productos que compras en el supermercado y evita comprar todo aquello que creas puede ser perjudicial para el medioambiente.
  10. Come menos carne. Está más que demostrado que la industria cárnica, por los gases de efecto invernadero que provoca, contribuye al calentamiento global.