El internet de las cosas; ¿qué es?

Te podrá parecer extraño que escribamos sobre el internet de las cosas en un blog sobre recogida gratis de inmuebles. Ahora bien, lo cierto es que si estás pensando en renovar el mobiliario, quizá tengas también en mente hacerte con nuevos y más modernos elementos para tu vivienda. Y esto incluye, como no podía ser de otra manera, cosas “inteligentes” o cosas “conectadas” a internet. A esto se refiere primordialmente el término “internet de las cosas”. Veamos concretamente algunos ejemplos de lo que serán los “hogares inteligentes”.

internet de las cosas

El internet de las cosas llega a nuestras viviendas

1.- Un primer ejemplo del internet de las cosas son los electrodomésticos inteligentes. Una nevera que te avisa de que está acabándose la leche y hace el pedido automáticamente al supermercado. Una lavadora que sabe cómo de sucia está la ropa y ajusta el tiempo de lavado y la cantidad de detergente a emplear. Un termostato que sabe cuándo estás llegando a casa y enciende automáticamente la calefacción. Son sólo algunos ejemplos de lo que ya se vislumbra en el horizonte.

2.- Una segunda gran revolución del internet de las cosas es la de los coches autónomos, es decir, coches que se conducen solos. Se supone que son la gran esperanza para aliviar la congestión en las ciudades, reducir la contaminación y acabar con las muertes en carretera. ¿Qué opinas? ¿Imaginas ir sentado en tu coche sin que tengas que conducirlo hasta tu trabajo? ¿No recuerdas la serie de TV de los ochenta, “El Coche Fantástico”?

3.- Una última aplicación del internet de las cosas son los denominados “wearables”, es decir, prendas y artículos que llevamos puestos, como pulseras que monitorizan el ejercicio que hacemos a lo largo del día, o cinturones que controlan cómo varía nuestro perímetro abdominal durante la jornada, en función de las comidas que hacemos o del tiempo que pasamos sentados.

Y lo mejor de todo —o lo peor, según a quién le preguntes— es que todos los datos relativos a nuestros hogares, nuestros coches o nuestros cuerpos estarán almacenados en la nube… Toda esta información se procesará para proporcionarnos experiencias vitales más satisfactorias y productivas. O no. Según se mire.