¿Cómo borrar los datos de tus aparatos electrónicos?

Aunque no esté prohibido, tirar los artículos electrónicos a la basura convencional no debería estar permitido. Los portátiles, los teléfonos móviles y los aparatos electrónicos en general contienen diferentes sustancias nocivas que es importante reciclar convenientemente. Ahora bien, si te planteas reciclar tu ordenador, quizá estés preocupado por cómo borrar los datos de modo que tu información sensible —o el rastro que queda de ella—no siga estando visible para las miradas ajenas.

La privacidad es un asunto cada vez más preocupante para todos —y con razón—, motivo por el que sí es importante que borremos todo tipo de fotografías y documentos personales contenidos en nuestros dispositivos. Por pura seguridad.

 

borrar los datos

 

Borrar los datos; paso a paso

  • En primer lugar y aunque sea obvio, antes de borrar los datos, haz una copia de seguridad en un dispositivo diferente, como puede ser un pen drive o un disco duro externo. También puedes subir toda tu información personal a la nube mediante cualquiera de las alternativas disponibles. Google Drive, DropBox o iCloud son tres muy buenos ejemplos.
  • En segundo lugar, borrar los datos personales es mucho más fácil si usas un software específico. Es importante hacerlo puesto que, aunque borres un archivo del ordenador y lo elimines también de la papelera de reciclaje, sigue siendo recuperable para una persona experta en la materia. Te proponemos el Eraser o el FileShredder, aunque hay muchas otras alternativas en el mercado.
  • Si todavía tienes tus reservas y quieres borrar los datos de manera todavía más definitiva, puedes intentar destruir físicamente la unidad de almacenamiento. Ahora bien, esto sólo deberías dejárselo a un profesional; no queremos que te hagas daño en el proceso.

Una vez te hayas quedado tranquilo tras borrar los datos, recuerda que además de reciclar, existe la opción de donar. Seguro que conoces a alguien o que puedes localizar una organización que pueda hacer buen uso de los artículos electrónicos que ya no necesitas.

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Cuando tienes el lujo de poder elegir entre comprar un coche de segunda mano o un coche nuevo, la decisión en un sentido u otro es bastante personal. Hay personas que afirman que comprar un coche nuevo es tirar el dinero, y las hay que afirman que comprar un coche de segunda mano es arriesgado por cuestiones de fiabilidad o garantía.

Desde Recogida Muebles Gratis no nos vamos a posicionar por ninguna de las dos opciones; la realidad es que, si se usa el sentido común, tanto la compra de un coche de segunda mano como la compra de un vehículo nuevo puede ser muy satisfactoria.

Hoy nos vamos a centrar en el coche de segunda mano, ofreciendo algunos consejos para que no cometas errores de principiante y que efectivamente aciertes con la compra.

 

coche de segunda mano

El coche de segunda mano; consejos básicos

  1. Vendedores particulares frente a vendedores profesionales. ¿Le compro el coche a un particular o a un concesionario de segunda mano? Ésta es una de las primeras preguntas que nos hacemos llegado el momento de comprar un coche de segunda mano. Es posible que el particular te ofrezca un mejor precio, pero también es cierto que quizá no te brinde las mismas garantías que un concesionario. En un concesionario —aunque siempre habrá excepciones— suelen revisar y poner a punto los vehículos antes de ponerlos a la venta, pero los particulares son muy heterogéneos y nunca sabes con quién vas a tratar. La decisión es tuya.
  2. Si te has decidido por la compra en concesionario, acude a la tienda con una idea aproximada de lo que quieres. Te atenderán mejor y más rápido si eres más claro en cuanto a tus expectativas de compra.
  3. No tengas miedo a pedir una prueba mecánica. Independientemente de si compras a un particular o un profesional, lo más prudente es pedir una prueba mecánica al coche de segunda mano que tengas pensado comprar. Busca un mecánico de confianza que haga una revisión previa del vehículo para detectar posibles fallos o vicios ocultos.
  4. Busca financiación antes de acudir al concesionario. En el mercado de segunda mano, es más probable que puedas negociar los precios. Cuando se trata de un coche de segunda mano, será más fácil negociar si el vendedor sabe que ya dispones del dinero y que la transacción puede ser rápida.
  5. Infórmate bien de los precios en internet. Antes de lanzarte a la búsqueda de un coche de segunda mano y antes de poner el pie en cualquier concesionario, haz un buen estudio de mercado de precios, modelos y condiciones de compra; ¡la información es poder!

El trueque

¿Recuerdas cuando en el colegio, de pequeño, intercambiabas cromos con tus amigos? Quizá practicabas el intercambio con golosinas, o juguetes. En cualquiera de los casos, la base del juego consistía en que estabas dispuesto a deshacerte de algo que ya no querías —porque lo tenías repetido, o porque ya no te gustaba, o ya no lo necesitabas— por algo nuevo o diferente. Aunque no fueras consciente, estabas practicando el sano ejercicio del trueque.

 

trueque

 

¿Desde cuándo existe el trueque?

El trueque no es algo nuevo. Las civilizaciones antiguas empleaban este sistema como base de su economía, intercambiando bienes y servicios. Ante la falta de un sistema monetario, el trueque era la única manera de responder a las necesidades cada vez más sofisticadas de las personas. Puesto que no todos podían producir “de todo”, se trataba de especializarse en la producción de algo que tuviera valor para los demás, de modo que pudiera ofrecerse a cambio de otras cosas.

Incluso en nuestra etapa moderna, el trueque ha seguido subsistiendo. Piensa, por ejemplo, en las cárceles, en las que los reclusos, ante la ausencia de dinero, intercambian unas cosas por otras.

Ahora bien, desde el inicio de la crisis económica de 2007, parece que el trueque ha resurgido con fuerza. Debido a la falta de liquidez, muchas personas han recurrido a este sistema para satisfacer algunas de sus necesidades más básicas, y lo han hecho con el apoyo de internet. Existen multitud de plataformas de trueque online mediante las que empresas y particulares pueden intercambiar prácticamente de todo, desde libros y videojuegos hasta ropa e inmuebles, pasando por material escolar, juguetes o uniformes. Algunos ejemplos son cambioslibros.com, creciclando.com o sepermuta.es

Otro sistema que se ha popularizado recientemente es el de los bancos de tiempo. En ellos depositas, literalmente, tu tiempo. Si eres, por ejemplo, profesor de matemáticas, puedes ofrecer una hora de clase, a cambio de recibir una hora de tiempo de alguien que sepa de fontanería. No hay intercambio de dinero.

El trueque se basa en un modelo de economía que se aleja del modelo monetario actual y propone un sistema alternativo de consumo y convivencia; ¿qué opinas?

Economía colaborativa y sus tendencias

Economía colaborativa y sus tendencias.- En Recogida Muebles Gratis nos gusta fomentar y practicar el consumo responsable. Creemos en la importancia de consumir menos y mejor, con el objetivo de que la vida de todos sobre este planeta sea más sostenible.

Si hablamos de sostenibilidad no podemos dejar de tratar un tema muy ligado a ella, a saber, el de la economía colaborativa. Concretamente, queremos presentar aquí cuáles son las tendencias en economía colaborativa.

 

economía colaborativa

 

Tendencias en economía colaborativa; el futuro ya está aquí…

Empecemos con una sencilla definición; ¿qué es la economía colaborativa? Se trata de un sistema económico mediante el que se paga por utilizar un determinado producto sin que ello implique obtener la propiedad del mismo. Veamos algunos ejemplos, que a la vez nos ayudan a entender las tendencias en economía colaborativa.

  • Car-pooling y car-sharing. Estos nombres nos pueden parecer muy exóticos pero, en términos mundanos, esta forma de economía colaborativa consiste básicamente en compartir los gastos de un determinado viaje o trayecto en coche. Por ejemplo, si vas a viajar desde Madrid a Alicante con tu coche privado y lo vas a hacer solo, ¿por qué no buscar viajeros que necesiten hacer el mismo viaje para llevarles y que te paguen una parte de la gasolina? Existen plataformas en internet bastante consolidadas que sirven para buscar viajeros y/o conductores, como BlaBlaCar o ZipCar.
  • Co-working. Algo muy similar al car-pooling pero llevado al mundo de la oficina. Si no puedes permitirte alquilar una oficina tú solo, ¿por qué no compartir el espacio con personas afines a ti profesionalmente? Este tipo de economía colaborativa está disfrutando de un gran auge y pronto transformará el tejido laboral de todas las empresas.
  • Crowdfunding. Quizá sea la tendencia en economía colaborativa que más te suene. Si tienes un proyecto determinado, sea del tipo que sea, y necesitas financiación, ¿por qué acudir a una entidad bancaria? Dada la dificultad para obtener créditos tradicionales, ¿por qué no buscar “financiación colectiva”, mediante la que todos los que estén interesados en tu proyecto pueden financiar una pequeña parte mediante micro-pagos? En esto consiste el crowdfunding y quizá ya conozcas los nombres de las plataformas más conocidas, como Kickstarter o Verkami, entre otras muchas.

Otro día continuaremos hablando de este tema; ¡hay mucho más que contar!